Grupo Rivas

Amaxofobia, la razón por la que te da tanto miedo conducir un automóvil

Hay personas a las que les aterra la idea de tomar el volante y conducir.

Conducir es parte del día a día de muchas personas que utilizan el automóvil para ir a trabajar, la universidad o a cualquier otra actividad que tengan, fuera de casa. Para muchos, es algo completamente normal aprender a hacerlo cuando cumplen la mayoría de edad (o antes) para independizarse y moverse libremente. Sin embargo, hay quienes se paralizan ante la idea de subirse al auto y tomar el volante. ¿Por qué pasa esto?

De hecho, se trata de un trastorno real llamado amaxofobia, un miedo irracional a conducir. Al igual que la claustrofobia (miedo a estar encerrado) o la aracnofobia (miedo a las arañas), es una fobia específica que figura entre los trastornos de ansiedad. Es más frecuente de lo que puede parecer a primera vista y suele ser malentendido por quienes no entienden por qué alguien tendría miedo a algo tan «simple» como conducir.

Este trastorno es notablemente más común en mujeres que en hombres y varios expertos creen que debido a los estereotipos anticuados sobre el género y la conducción, donde además, los hombres se avergüenzan de este problema y les resulta más difícil pedir ayuda.

Las emociones negativas como la ansiedad y el miedo en situaciones de manejo son bastante comunes.

¿Te invaden los pensamientos sobre accidentes de tráfico cuando vas a conducir tu automóvil? ¿No confías en tus habilidades como conductor? ¿Te sientes particularmente torpe al volante? ¿Te sientes ansioso cada vez que imaginas conducir?

Aunque el miedo se adapta a nuestra supervivencia, el miedo a la amaxofobia es exorbitante e ilógico a pesar de que son conscientes de la incoherencia de sus miedos. No sufren simplemente las molestias típicas de salir de viaje, conducir de noche o encontrarse en una situación estresante como los embotellamientos.

Estos son los síntomas que podrían delatar un trastorno de amaxofobia:

Este miedo puede ser generalizado o aparecer en situaciones muy específicas, como viajes largos o túneles. Sin embargo, podemos enumerar algunos síntomas comunes de la amaxofobia:

-Pensamientos catastróficos
-Sentimientos de pánico y terror.
-Ansiedad
-Mareo
-Temblores
-Aumento de la frecuencia cardíaca
-Dolor de pecho
-Aumento de la sudoración.

¿Cómo tratar la amaxofobia?

Todo depende de la causa del miedo, ya que por ser primeriza o por haber estado involucrada en un accidente. No obstante, la amaxofobia se puede superar gracias al esfuerzo de los profesionales y la fuerza de voluntad de la persona. El siguiente es un tratamiento importante para este trastorno de ansiedad.

Hay que recordar que al ser un trastorno de ansiedad, suele tratase de un miedo irracional ante algo que para muchos no tiene importancia. Pero la tiene, tanto que hay escuelas de manejo que ofrecen cursos en colaboración con psicólogos para ayudar a tratar esta fobia.

Racionaliza tu miedo: Es posible reducir esas distorsiones cognitivas y sesgos al identificar y contrastar la información que hay en nuestro cerebro. Hacer preguntas que permitan investigar la incoherencia del miedo a conducir puede ser de gran ayuda. Las personas con amaxofobia son conscientes de que están siendo irracionales. Sin embargo, pueden cambiar sus pensamientos sobre el objeto de sus miedos si trabajan en ello.

No evites conducir. Negar la situación nunca es solución. Este miedo se pierde en el momento en que comienza a conducir. Pero si sigues inventando mil maneras de evitar situaciones en las que es necesario subirte al auto y conducir solo intensificará y le darás control sobre ti al miedo. Hacer frente a esta acción te permitirá sentirte más competente al volante y segura.

Al principio es difícil, pero su esfuerzo se verá recompensado poco a poco. La consistencia es esencial para enfrentar este desafío. Aun así, es esencial que se realice progresivamente y a través de pequeños desafíos. Un enfoque demasiado abrupto del camino sería totalmente contraproducente porque fortalecería los sentimientos y pensamientos negativos relacionados con esta fobia a la conducción.

Fuente: NuevaMujer

Like this Article? Share it!

Comments are closed.