Grupo Rivas

¡Chupacabras aparece en Costa Rica!

maxresdefault

Durante todos los años que la humanidad lleva viviendo en este Planeta, se han creado historias relacionadas con criaturas desconocidas que aterraban a la gente. Algunas de esas criaturas resultaron existir en realidad, otras resultaron ser mitos desvelados en algún momento. Existe también una tercera categoría: pertenecen a ella aquellas criaturas que realmente pueden existir. Nadie ha logrado probar su existencia, pero tampoco nadie ha probado su inexistencia. Algunos ejemplos de esta última categoría de animales son seguramente el Yeti, el Monstruo del Lago Ness o el Chupacabras. En el presente artículo vamos a tratar de este último, ya que existe una posibilidad de que por fin haya aparecido.

Los primeros relatos relacionados con una criatura desconocida empiezan en el siglo XIX. En 1810 en Ennerdale, cerca de la frontera de Inglaterra con Escocia, los campesinos se dan cuenta de que algo mata a sus ovejas, incluso siete u ocho por cada noche, pero lo hace de manera muy peculiar. No se las come, sino que les chupa la sangre…
Casi un siglo después, en 1923 en New Lands, en 1931 en Look y en 1932 en Wild Talents se descubrió algo parecido concerniente al ganado. Cada noche morían algunas, todas de la misma manera: sin sangre.

La leyenda del Chupacabras empieza aproximadamente en 1987. Los periódicos “El Vocero” y “El Nuevo Día” empezaron a describir la muerte de diferentes especies de animales, entre ellas aves, caballos y cabras. Entonces, estos delitos se le atribuyeron al Vampiro de Moca, criatura que supuestamente fue responsable de sucesos parecidos en los años 70 del siglo XX en la zona de Moca. En principio se intentaba explicar que eran ritos satánicos, sin embargo los casos se empezaron a repetir también en otros lados. Todos los casos tenían una característica común: cada animal carecía de sangre a causa de cortes circulares en el cuerpo. No mucho tiempo después, el cómico Silverio Pérez creó el término “Chupacabras”.

Muchos años después, en 1994, el Chupacabras fue visto en persona en Puerto Rico y fue apodado con ese nombre por su predilección por la sangre de las cabras y otro tipo de ganado a la hora de alimentarse. Es conocido por atacar también a otras especies de animales, por ejemplo perros. Según los relatos, no se han dado ataques sobre seres humanos. Posteriormente, se dieron también relatos de otros países de Latinoamérica: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Honduras, Salvador, Perú, Brasil, Estados Unidos, México y otros.

Aunque la historia del Chupacabras parece ocupar todavía el ámbito de los mitos, la mayoría de los relatos concuerda en una descripción bastante parecida de la criatura. Se dice que mide unos 90-120 cm de estatura, se mueve sobre sus patas traseras, saltando de manera parecida que lo hacen los canguros de Australia. Uno de los testimonios dice que era capaz incluso de saltar más de 6 metros de distancia. Tiene un morro parecido al de un perro, una lengua bífida como una serpiente y enormes colmillos. Muchos dicen que también sisea y chirría cuando se encuentra en peligro y que se puede notar un desagradable olor a sulfuro.

Hay también observaciones más extremas que defienden que los ojos del animal deslumbran de un color rojo ardiente, que provoca a sus víctimas un estado de náuseas. Otras descripciones, estas ya menos frecuentes, aproximan su imagen más bien a un perro salvaje, con una melena marcada en las espalda, con grandes ojos, colmillos y garras. A contrario de muchos otros depredadores, se dice que bebe la sangre de sus presas, o incluso órganos enteros, por uno o varios agujeros hechos en el cuerpo de su víctima. Otras fuentes dicen que muerde el cuello de su víctima, inserta su larga lengua dentro y absorbe la sangre del cuerpo.

La pregunta fundamental es la siguiente: ¿de dónde proviene esta criatura? Las teorías son variadas. Algunos dicen que es una especie emparentada con las panteras o con los perros salvajes. De hecho, una inspección de lo que se consideró un Chupacabras reveló que se trataba de un perro salvaje. Sin embargo, hay también teorías más increíbles que dicen que el Chupacabras es una especie extraterrestre. Aunque no hay pruebas de ello, es una historia bastante curiosa: el Chupacabras proviene de una nave espacial alienígena y era la mascota de los tripulantes, o también era un espécimen sometido a un experimento. Sin embargo, debido a un fallo o una avería, ale monstruo se ha visto atrapado en la Tierra.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.