Grupo Rivas

¿Cómo controlar la ira y la agresividad?

enojada1

Ira-SteemitAprende técnicas de relajación. Es recomendable que aprendas algunas técnicas para relajarte y que las practiques de manera constante en tu día a día. Conocer y practicar regularmente técnicas de relajación te va a ayudar a poder aplicar la relajación cuando lo necesites. Es decir, cuando te encuentres ante una situación que te genere enojo, puedas gestionar mejor esa emoción y no simplemente reacciones ante ella. Existen muchas técnicas de relajación para adultos, se trata de probar y quedarnos con la que mejor nos funcione a cada uno.

Haz ejercicio. El ejercicio y la actividad física, sin duda son un gran aliado para ayudarnos a reducir la ira y la agresividad que podemos experimentar con el enojo. Por lo que es necesario que llevemos a cabo este tipo de actividades de manera continua. Dentro de actividad física hay un gran abanico de opciones, desde salir a caminar, correr, practicar deportes. Encuentra la que mejor se adapte a tus gustos y estilo de vida. Si notas que en algún momento tu ira va en aumento, si tienes la opción, puedes optar por apartarte un momento del lugar y de la persona con quien estás y salir a caminar o correr. Esto te ayudará a tranquilizarte.

Descansa lo suficiente. Cuando nos sentimos agotados física y mentalmente, nuestra hormona del estrés aumenta. Eso propicia que podamos reaccionar de manera impulsiva ante la presencia de ciertas emociones como en este caso la ira y la agresividad. Por lo que es importante establecer una rutina saludable para el descanso físico y respetar las horas de sueño.

Evita situaciones y personas que te puedan generar estrés. Es importante saber qué hacer ante el estrés. Debemos de tener claro cuales son los principales detonantes que nos generan estrés y que pueden dar lugar a la ira y a la agresividad. Es por ello, que en la medida de lo posible, debemos de alejarnos de aquellas personas o situaciones que sabemos que nos potencian esa emoción con mayor facilidad.

Terapia psicológica. Si has intentado solucionar esta situación y no logras controlar la ira o la agresividad en tu vida cotidiana, es necesario que acudas con un profesional. El psicólogo te va a ayudar, mediante un proceso de terapia psicológica, a que aprendas a gestionar tus emociones para no te dejes arrastrar por la ira y por todas aquellas emociones que pueden llegar a tener consecuencias muy negativas.

Fuente: Psicologia-Online

Like this Article? Share it!

Comments are closed.