Grupo Rivas

Cómo darte cuenta de que no le gustas.

amigos

Todos hemos sufrido por un amor no correspondido. Como idiotas nos emocionamos cada vez que recibimos un mensaje de esa persona que nos gusta, nos volvemos locos descifrándola, queriendo que ella o él sienta lo mismo por nosotros, con la única esperanza de que así sea. En las noches no dormimos por continuar imaginando un futuro posible y cuando la vemos, nos hacemos ilusiones de la nada, considerando posible que nuestro amor sea correspondido.

Creemos que cada acto suyo es un indicio de la posibilidad de un comienzo amoroso. Las señales son confusas pero ahí están, listas para que nosotros las notemos, pensamos. Una mirada, una caricia, una sonrisa o un mensaje nos aceleran el corazón, queremos que por fin nos dé la señal definitiva para dar el primer paso y acercarnos por un beso. Pero es confuso. No queremos arruinar nuestra amistad, lo mantenemos con sigilo y cuidado, queremos hacerlo bien y no fallar en nuestra conquista amorosa porque, creemos, sólo falta un pequeño paso para unirnos por siempre con el amor de nuestras vidas, la única persona ideal para nosotros.

A los ojos de otros parecemos patéticos, llenos de ingenuidad al creer que la otra persona nos desea tanto como nosotros a ella, pero tal vez, sólo falte analizar un poco la situación para darnos cuenta de que no es así. Te presentamos algunos signos que podrían ser alarma de que todo está perdido y que deberías intentar salir con otra persona.

Llega tarde a las citas y no se disculpa

Cuando sales con alguien y te hace esperar varios minutos antes de llegar, algo malo ocurre. Puede haber sido por un embotellamiento, un choque o algo inevitable que lo retrasó y lo entendemos, la lógica es que cuando llegue se disculpe y podamos continuar la cita olvidando lo ocurrido, pero si cuando llega se olvida de darnos una explicación a su retraso o simplemente se le hizo tarde, suena bastante mal para las primeras citas. Una persona debe ser capaz de respetar el tiempo de otra porque sabe que cada instante con ella vale la pena y no quiere perder ese tiempo valioso.

No llama

No perdió tu número, no está ocupada haciendo otras cosas, no le robaron el celular, simplemente no quiere llamar. Es duro pero debemos aceptar que pasamos horas al lado del celular a la espera de un indicio de su presencia. El tiempo se detiene cuando escuchamos el sonido de una llamada que entra, pero no es la persona que esperábamos, porque esa persona no va a llamar. No le gustas, no está interesada y por lo tanto, no va a llamar, porque sólo llamas cuando quieres salir nuevamente con ella.

 

Cancela las citas

Lo más fácil para no salir con alguien es cancelar la cita a la última hora, porque no quieren, les da flojera o simplemente tienen otras ocupaciones que no involucran a la cita casual que tuvo por unos días. A veces no hay mucha química y sólo hacen que los momentos de diversión se vuelvan un poco incómodos porque aún no saben cómo actuar con una pareja y mucho menos si no se sienten plenos con ella.

 

No se ríe de tus chistes

La empatía es básica en una relación y las primeras veces que están juntos son cruciales. Muchas veces el chiste no necesita ser gracioso, simplemente te ríes porque hay química y reflejamos la sonrisa del otro en nuestro rostro, pero la reacción inversa también nos indica todo lo contrario. No hay química ni empatía, ni siquiera existe posibilidad de que le gustes, ¿qué haces pensando en esa persona?

 

No presta atención a las cosas que dices

Te interesas en lo que dice, buscas conocer a esa persona un poco más: qué le gusta, sus hobbies, lo que hace de su vida, aquellas peculiaridades que la vuelven especial o los detalles más íntimos de su pasado, pero a veces no recibes la misma atención. Si sólo habla de lo que le interesa y ni siquiera se digna en preguntar algo sobre ti, no sólo es indicio de que no le importas en lo más mínimo, sino que si las cosas se ponen más serias, tampoco resultaría idóneo para una relación formal.

 

Ignorar, dejar en visto

Al principio de todo coqueteo, mueres por contestar y que la otra persona lo haga. Quieres hablar todo el tiempo, la conversación fluye como con nadie más y pueden pasar horas hablando por teléfono, pero si de pronto esto cambia, si los mensajes dejan de ser constantes y los silencios se tornan una constante en la conversación, algo malo ocurre. Tal vez vio tu mensaje pero sabe que es peligroso abrirlo porque simplemente no quiere contestar en ese momento, no le interesa. Déjalo ir, consigue otra relación y busca a alguien con quien las conversaciones sí sean interminables.

 

Tú siempre tomas la iniciativa

Llamas, haces planes, buscas a esa persona, la esperas y estás cien por ciento seguro de que ella no lo haría. Ella se alegra de verte pero sólo eso, no existe verdadero interés y no cede ni un centímetro esa barrera impenetrable que no te deja entrar a su mundo. Por más tiempo que pase, si tu no llamas, es imposible recibir una respuesta del otro lado, porque el ideal imaginario que tienes sobre esa persona no es lo que crees.

 

Va con amigos a las citas

Tal vez una de las peores maneras de darte cuenta de que no le gustas es ésta. No hay más, en definitiva está acabando con las pocas esperanzas que tenías en formar una relación con esa persona. Es el cese a todo lo romántico que pudieras imaginar y si una persona te hace esto, en definitiva, se merece completamente no volver a hablar con ella ni verla con ojos de amor.

Cuando te habla de otras parejas

Ya sean parejas pasadas u otras posibilidades para tener una relación, eso no pinta bien para el coqueteo ni nada más serio que una amistad. No te quiere dar celos ni hacer pensar que le gusta otra persona sólo para que te sientas mal, tal como tú crees. Te dice la verdad y puede ser que sólo vea su relación como una bonita amistad que no pasará de abrazos casuales y besos en la mejilla.

Fuente:CC

Like this Article? Share it!

Comments are closed.