Grupo Rivas

Curar tu corazón roto y otras razones para comer chocolate

chocolate4-1000x600

Resultado de imagen para chocolateSiempre que nos sentimos tristes, tendemos a comer chocolate o algo que lo contenga, aunque después nos sintamos culpables
Siempre vemos en las películas o leemos en los libros que cuando alguien está deprimido come chocolate hasta no poder más. Y eso, hasta cierto punto, es real. Al margen de los que no comen tantos dulces y hasta tienen cierto recelo hacia el chocolate, la gran mayoría hace lo mismo y no sabe la razón. Sólo queremos acostarnos a comer helado de chocolate y ver algo que nos haga olvidar. El chocolate siempre está en los momentos más significativos: cumpleaños, aniversarios, regalos y, sin duda alguna, en la depresión. Al consumirlo se liberan endorfinas, lo que produce una sensación de placer y bienestar. Pero ése no es el único beneficio del chocolate, también aporta a la salud de la piel y a la memoria.

El chocolate nació en México cuando Quetzalcoatl, según la leyenda, regaló el árbol de la cocoa a los hombres. La cocoa fue un alimento de suma importancia en la sociedad azteca. Sus habitantes lo tomaban líquido, mezclado con chile, vainilla, miel y achiote para endulzar; teniendo como resultado una bebida sumamente energética que llamaban “tchocolatl”, el alimento de los dioses.

El chocolate protege literalmente tu corazón, ya que previene ataques cardiacos gracias a la cantidad de flavonoides que contiene, un componente básico que ayuda a evitar el congestionamiento de las arterias. Por esto el chocolate también protege la piel de los rayos del sol y la previene de quemaduras, además de favorecer a la concentración y la memoria, ya que los flavonoides promueven el flujo de sangre en el cerebro y después a la retina para mejorar la visión.

Los flavonoides también ayudan a disminuir el envejecimiento, aunque en realidad es un proceso completamente natural en el ser humano. El chocolate ayuda a prevenir arrugas gracias a las catequinas. Sus propiedades antioxidantes regularmente aumentan la calidad de vida de las personas.

Cuando estamos decaídos, el primer alimento que comúnmente se nos viene a la mente es el chocolate, ya que contiene propiedades euforizantes y estimulantes que actúan directamente en el cerebro. Como resultado expulsa un estado de bienestar y felicidad. Por eso lo dicho: el amor sabe a chocolate.

Es además un antidepresivo natural: contiene magnesio, mineral caracterizado por sus efectos relajantes y por reducir el cansancio y la fatiga. Además es rico en teobromina, tiramina y la feniletilamina, sustancias muy parecidas a las de las anfetaminas, que actúan sobre el cerebro con efectos muy parecidos a los de la marihuana.

Uno de los mitos más populares sobre el chocolate es que provoca acné y es uno de lo más grandes temores, sobre todo en los adolescentes. Pero en realidad no existen evidencias científicas que demuestren la relación entre el consumo del cacao y la aparición de imperfecciones sebáceas en la piel, así que siéntete libre de comer un chocolate al día sin miedo alguno.

Pero ten cuidado. Su consumo debe ser moderado. Por la gran cantidad de azúcar en las presentaciones que se suelen encontrar en la tienda, se recomienda ingerirlo negro o más amargo, pues así suele contener más cocoa y conservar mejor su pureza. La cantidad recomendad es de 1 a 2 onzas al día, ya que 100 gramos equivalen a 500 a 600 calorías. Además de cuidar tu salud, el chocolate sacia la ansiedad en las personas, pues su sabor y textura provocan una tranquilidad en todo el cuerpo.

Sea como sea, el chocolate es exquisito. Disfruta de todos sus beneficios sin sentimientos de amor y odio al mismo tiempo. No engorda cuando su consumo es moderado y aprendes a no cometer errores cuando lo comes. No te asustes, no puedes negarte a él por el resto de tu vida. Sólo aprende a integrarlo en tu rutina de alimentación en los momentos indicados.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.