Grupo Rivas

El caos y la mariposa del Congo

c-main-1

Una vez leí un cuento de ciencia ficción (lamentablemente no recuerdo cómo se llamaba ni quien lo escribió) en donde unos hombres viajaron al pasado, en un safari deportivo, a cazar dinosaurios. El carácter principal quería cazar un T. Rex, ni más ni menos.

A estos hombres se les advirtió de manera clara y precisa que sólo  podían desplazarse en un bien demarcado sendero y que debían evitar a toda costa salirse de esos límites.

Uno de ellos tuvo un traspié y, en su esfuerzo por mantener el equilibrio, una de sus botas pisó afuera de la zona permitida aplastando una mariposita.

Bueno, no es tan grave la cosa, ¿verdad? No se preocuparon mucho.

Cuando regresaron a su tiempo encontraron el mundo totalmente cambiado. Si mal no recuerdo encontraron el mundo bajo un régimen comunista global.

Esta es la idea central detrás del concepto del caos (no el comunismo global…o tal vez sí…pudiera muy bien serlo). Sino lo que se conoce como el Efecto Mariposa.

Una mariposa mueve sus alas en el Congo y hay una tormenta invernal en Siberia.

Una acción, aparentemente blanda, inofensiva, sin consecuencias, puede, y a menudo lo hace, desencadenar una serie inesperada de reacciones con un efecto final absolutamente impredecible.

Mira todo lo que desencadenó el pequeño mordisco que Eva le dio a la manzana.

La teoría del caos estudia formalmente los sistemas dinámicos y complejos especialmente sensibles a las condiciones iniciales. Su característica principal es que pequeñas variaciones en las condiciones iniciales implican enormes diferencias al final.

¿Otro ejemplo de caos real? Entra en el cuarto de un adolescente. Después que su mamá tardó unas 3 horas en arreglárselo él llega, se quita la camiseta, la tira en cualquier lugar y desencadena así lo que, 15 minutos después, es una escena de caos puro.

¿Otro ejemplo? Vas conduciendo un carro en una autopista en la hora pico y un idiota, 100 m delante de ti, hace una maniobra brusca. Ay Dios. Ves a los autos reaccionando uno tras otro a lo que el loco hizo, ves con horror cómo el caos se desata como una avalancha hacia ti.

No sabes cuándo, cómo, o dónde, el caos se va a disparar. Nunca toma el mismo camino ni se mueve a la misma velocidad. Pero es una fuerza dinámica de cambio muy importante.

Cada una de tus acciones tiene el potencial de desplegar el caos.

¿Cómo evitarlo o, por lo menos, disminuirlo? No actuando irreflexivamente. Siendo cuidadosos, tratando de evaluar y prever las consecuencias indeseables. Porque puede ser que esas consecuencias te aplasten a ti.

Tú no quieres provocar una tormenta en Siberia. Ya ellos tienen de sobra.

No batas tus alas con tu espalda al universo.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.