Grupo Rivas

El color que viene del espacio

2-6

1-6Para aquellos de nosotros que no tenemos la fortuna de sentarnos detrás del visor de un telescopio para observar los cielos nos sirve de solaz la enorme cantidad de imágenes del espacio accesibles a través del internet.

Nos encanta ver las fotos de planetas y sus lunas, cometas, nébulas, soles, galaxias, en toda su magnificencia y color.

¿Color? ¿Es el espacio así de colorido?

Para muchos será una sorpresa, o tal vez una decepción, saber que todas esas fotos han sido retocadas, aunque no para lucir bonitas sino para maximizar la información. Sin embargo, no es una cuestión de propaganda o impulso estético. La belleza de esas imágenes es un efecto colateral de las técnicas de observación empleadas por los astrónomos.

Debemos recordar que el color no “existe”, las cosas no son rojas o verdes o marrones. El color que vemos es una selección de frecuencias de luz producida por la superficie del objeto en cuestión y confirmada por nuestros centros de visión en el cerebro. Toda la luz que entra por los ojos es filtrada para poder presentar un panorama ordenado y coherente a nuestro alrededor.

Cuando vemos algo de color azul se debe a que todas las otras frecuencias de luz, toda la radiación del espectro visual con diferente longitud de onda, la roja, la verde, la púrpura, etc. han sido desechadas, y solo los fotones de la frecuencia “azul” llegan a nosotros, excitan los receptores apropiados en el ojo y pasan para ser analizadas e interpretadas.

Esto mismo sucede con las imágenes del espacio. Los astrónomos, radio astrónomos, geofísicos, observan los cuerpos estelares con propósitos científicos y lo que menos les resulta útil es la frecuencia de luz visible. Ellos están mucho más interesados en otros rangos del espectro electromagnético como son la luz infrarroja, ultra violeta, rayos X, ondas de radio, microondas, etc.

Los telescopios no ven colores. Ellos observan todo usando filtros prescritos para cada ocasión.

Cada región del espectro les da a los astrónomos diferente información relacionada a distintas propiedades o características de los astros. Todos los telescopios son preparados con los filtros de luz adecuados para obtener los datos buscados.

Por ejemplo, las estrellas lejanas frías apenas emiten luz en el rango visible del espectro. Si nos limitáramos a esto no seríamos capaces de verlas en absoluto. Pero usando luz infrarroja los científicos pueden verlas y estudiarlas. Si la intención es estudiar estrellas recién nacidas usan luz ultra violeta, UV, porque aquéllas son mucho más brillantes en esa frecuencia.

Al final, las imágenes son combinadas para así tener una visión completa del astro.

De manera que todas las fotos del espacio exterior han sido así “manipuladas” para mostrar “falsos” colores. El producto final puede que no se ajuste mucho a lo que veríamos si estuviéramos en una nave espacial allá afuera, pero nadie puede negar que sea bello e inspirador.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.