Grupo Rivas

Escribir antes de dormir

Sin-título-9

Llegó la hora de dormir. Al fin. El día de trabajo, o de clases, o de lidiar con problemas, llegó a su fin. A dormir.

Pero no dormimos. Rayos. El sueño no llega. El trabajo se mete en la cama con nosotros. El examen que viene está debajo de la almohada. Los problemas desfilan de un lado al otro. Sencillamente, no podemos dejar de pensar.

Se han aconsejado miles de técnicas para conciliar el sueño. También se han usado cientos de medicinas y remedios.

Vamos a hablar sobre una de estas técnicas. Escribir antes de dormir. Inmediatamente antes apagar las luces dedica unos minutos escribir. Estudios, incluyendo electroencefalogramas (EEG), han demostrado que hacer eso puede acortar el tiempo que tardas en dormir en 10 minutos. Se pudo medir que este es en promedio el mismo efecto que puede producirte una droga contra el insomnio.

¿Y sobre qué voy a escribir?

Este es el quid de la técnica. No vas a escribir solo por escribir. No vas a escribir sobre cualquier cosa. Vas a escribir sobre las tareas que aún no has completado, lo que tienes pendiente por hacer. Deja a un lado lo que hiciste, eso ya está hecho, olvídate si te costó mucho o poco. Concéntrate en lo que tienes que hacer. La lista no tiene que ser complicada o detallada, líneas generales son perfectas.

¿Por qué funciona?

Cuando tú escribes, me refiero a escribir con un lápiz sobre papel, y le das forma a tus problemas, suceden dos cosas. Disminuyes la agitación cognitiva que mantiene a tu mente activa. Y, dos, disminuyes la sensación de preocupación que te causa ansiedad. La acción de escribir relajadamente te permite descargar la energía nerviosa que has acumulado durante el día.

Es por eso que el escribir ayuda. Las personas recuerdan mucho mejor las cosas que están pendientes por realizar que aquellas que ya se completaron. Esto hace que las tareas pendientes se mantengan por más tiempo en la mente y sigan preocupándote durante el tiempo de descanso.

También ayudará a que te despiertes menos veces durante la noche.

Escribir un poco justo antes de irte a la cama le da tiempo a tu mente de desacelerar y colocarse al mínimo, le da tiempo a tu cuerpo de relajarse, le ofrece a tu intelecto una oportunidad de descargar todas esas preocupaciones al darle un programa concreto de acción para el futuro.

Toma un par de respiraciones profundas, relájate, escribe sin prisas, cierra el diario y el día, apaga las luces y descansa. Felices sueños.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.