Grupo Rivas

Estrategias mentales para mantenerte emocionalmente fuerte.

meditacao-para-viver-melhor

No son la riqueza ni el esplendor, sino la tranquilidad y la ocupación los que dan la felicidad.

La búsqueda por estar en un estado pleno es una carrera contrarreloj en la cual participamos sin parar a lo largo de nuestra existencia. Alcanzar el equilibrio entre las distintas esferas de nuestras vidas y estar tanto física como mentalmente fuertes, es complicado, y mantenerse en un estado similar durante mucho tiempo lo es aún más; sin embargo, la fortaleza mental es la primera en el orden de prioridades porque sólo a través de ella es posible acceder a todas las demás.

La frase introductoria de este artículo pertenece a Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos y padre fundador de la nación, que participó activamente en la Declaración de Independencia, y se refiere a las razones por medio de las cuales, según él, es posible alcanzar la felicidad. Jefferson atribuye a la tranquilidad y la ocupación las vías para llegar a un estado de algarabía permanente. Frase que se puede considerar cierta cuando alguien como él tiene la vida asegurada y el corazón a prueba de balas. Distinguido por su trato “humano” con los más de 600 esclavos que poseyó a lo largo de su vida en Monticello, una de las más grandes plantaciones del estado de Virginia, el padre fundador no tenía otro problema más que el decidir qué hacer con su ocio durante todo el día.

1. Elige estar bien (sin pretender estar bien todo el tiempo)

Siempre debemos hacer todo lo necesario por intentar estar completamente bien; sin embargo, aunque no lo queramos y no hagamos nada mal para padecerlo, eventualmente se presentarán complicaciones: malas noticias, tiempos difíciles y contratiempos que nos obliguen a pausar lo que pretendemos sea nuestra vida, o bien, replantear los principios que consideramos básicos en nuestro sentir. El punto está en no sólo sobrellevar, sino aprender a vivir y considerar todas esas dificultades como obstáculos normales que se presentan (y presentarán) en la larga carrera de nuestra existencia.

2. Enfócate sólo en el hoy

Si ayer tuviste un mal día en el que nada te salió bien y los problemas se multiplicaron, debes aprender a dejarlo atrás e iniciar uno nuevo ahora mismo. Aunque la mayoría de los problemas seguirán ahí al día siguiente, este momento es una nueva oportunidad de empezar a cambiar aquellas cosas con las que no estás del todo conforme o que te hacen sentir mal. 

3. Date cuenta de que el primer paso es el más difícil y el que más necesitas.

La clave está en actuar. Es solamente en la terrenalidad, en el mundo material, donde el hombre puede mostrar el poderío de su pensamiento y cada individuo tiene la decisión de transformar su entorno, pero es únicamente mediante la acción que se puede llegar a un cambio. La pasividad únicamente te convertirá en un espectador de un mundo en el que todo está en constante cambio y puede tomar decisiones por ti antes de que tú las tomes.

4. Recuerda que solamente unas cuantas cosas son personales

No vale la pena que te molestes de más por la actitud de aquella persona con la que debes compartir forzosamente un espacio en común y te quedes esperando a que las emociones negativas te aborden. Enfócate en las personas y las pasiones que te interesan sin involucrarte de más en otros problemas que, a fin de cuentas, no son personales y como tal, no tienen porqué hacerte pasar un mal rato.

5. Crea y mantén un espacio para ti mismo alejado de los problemas

Es muy importante que, periódicamente, dediques al menos un par de horas para ti, a pensar quién eres, a cuestionar si te gusta lo que haces, si eres feliz, y si no, qué podrías hacer para cambiarlo. Este espacio debe ser personal y también puedes enfrascarte en alguna afición o pasatiempo mientras meditas sobre esos temas.

6. Asegúrate de que recibes apoyo de las personas indicadas

Debes estar seguro de rodearte de aquellas personas que sepas que te apoyan genuinamente en tu búsqueda de realización personal y solución de problemas sin ningún otro fin de por medio.

7. Elige una actitud que te empuje a seguir

Mantén una postura abierta y una actitud positiva ante todos los sucesos que ocurran, sean de la naturaleza que sean. Enfrentarte a los problemas se refiere, en un primer término, a tratar de resolverlos de la mejor forma; sin embargo, hay situaciones que no tienen solución y es totalmente necesario aprender a vivir con ellas siempre de la mejor forma.

8. Recuerda siempre tus orígenes y lo que buscas

En aquellos momentos donde el presente se torne más difícil y creas que existe alguna dificultad inquebrantable para seguir, debes recordar quién eres, cuáles son tus orígenes y cómo es que has transitado a través de los sinuosos caminos de la vida que te han llevado hasta este momento. Analiza si estás donde quieres estar y si has conseguido lo que te propusiste en un principio.

9. Mantente firme en tus convicciones

Tu voluntad, aunque a veces se pueda caer y quebrar, siempre debe encontrar la manera de levantarse. El deseo por cambiar tu realidad y ser alguien mejor, aún ante la más grande adversidad, junto con las convicciones de vida que has aprendido y elegido a lo largo de ella, deben ser el motor que te motive a seguir y nunca rendirte.

La clave está en comprender que todas las eventualidades que se nos presentan son tan propias de la vida misma como lo son las alegrías y emociones positivas. La falsa idea moderna de la felicidad incorruptible sólo existe en la fantasía, en la idea obtusa de la sociedad de que es posible y necesario estar feliz todo el tiempo. La felicidad se nos presenta todo el tiempo como un punto final, como un destino al cual se ha de llegar; sin embargo, la verdadera felicidad se encuentra en los momentos que se comparten en el camino por conseguirla, al cual llamamos vida.

Fuente:CC

Like this Article? Share it!

Comments are closed.