Grupo Rivas

No te dejes llevar por la rutina, ¡Intenta estas metas de pareja!

1338_pareja_620x350

Cuando hablamos de “Metas de pareja” (también les dicen “metas en una relación”) no nos referimos a ningún terapía de pareja avalada por algún reconocido sociólogo o coach. Tampoco a un procedimiento probado de algunas de la escuela conductista. Es un nombre técnico a algo creado recientemente en interrnet (más específicamente, de las redes sociales).

Hagamos algo de memoria. En el pasado, los programas de televisión, la prensa y la radio, nos tenían al tanto de la vida de los famosos. Más aún si estos estaban en pareja o formalizaban su relación mediante el matrimonio. A partir de allí, recibiamos noticias de la luna de miel, de la llegada de los hijos, de la forma en que relaizaban tareas cotidianas como ir al supermercado, y pare usted de contar.

Puede que en ese momento, una novia soñara con pasar su luna de miel en el mismo hotel en el que Brad Pitt y Angelina Jolie lo pasaron. O tal vez, incluso el hombre le propusiera a su eposa hacerse un cambio de look extremo, como el que Bruce Willis se hizo para apoyar a su entonces esposa, Demmie Moore luego de que ella rapara su cabeza para su famosa pelicula G.I. Jane por allá en 1997.

Pero estamos claros de que muy pocos nos fijábamos en como otros mortales comunes se veían, o qué estaban haciendo para entonces, compararnos con ellos. Obvio, sí sabiamos de lo que, de pronto, hizo nuestro primo en su despedida de soltero en Las Vegas, o del ensueño de hotel en Bora Bora, al que nuestro cuñado llevó a nuestra hermanita de luna de miel. El hecho es que, generalmente, la cosa no pasaba de allí.

Y llegaron las redes sociales

Internet nos facilitó muchas cosas. Nos informó, nos educó y convertió al mundo en una aldea global en el que podemos enterarnos de lo que pasa en el mundo co unos cuantos clicks. Luego, las redes sociales (Instagram y demás), asociados a nuestros teléfonos inteligentes, nos permitieron conectarnos con quienes teníamos lejos, crear nuevas amistades, incluso, hacer negocios a distancia.

Y de pronto, la preocupación de saber cómo les iba a otros, cómo se encontraban (especialmente si estaban en pareja), se convirtió en la interminable competencia mundial de estar mejor que los demás: más seguidores, más “me gusta” en las fotos, mejores sitios, mejores enfoques, verse más felices que otros (por cierto, solo verse), y nos vimos rodeados de “influencers” de nuestra vida en casi todo aspecto.

De base, esta conducta nunca ha sido nueva. Nos gusta competir. Hay algo en el psique humano que lo impulsa a siempre compararse con los demás. Sin embargo, dentro de esa competencia se cae en otra cosa: El aparentar.

De eso tratan las siguientes imágenes:

Una noche relajada viendo Netflix

Apoyando a tu pareja hasta en su enfermedad

Patinar en hielo juntos en un escenario romántico a medio invierno

No perder nunca el niño que llevamos por dentro

Ajustar el fondo de pantalla de nuestro iPhone para completar la escena romántica

Un clásico, ver el atardecer juntos

Like this Article? Share it!

Comments are closed.