Grupo Rivas

«Quarantine at El Ganzo», el nuevo material de Erlend Øye que salió gracias a las circunstancias

unnamed

2020 ha sido un año impredecible y lleno de obstáculos, pero Erlend Øye nos ha demostrado que a toda adversidad se le puede sacar provecho, y prueba de ello es su nuevo disco “Quarantine at El Ganzo”. Si aún no conoces la historia detrás de esta producción, aquí te la contamos.

El 18 de marzo del 2020, todos los miembros de Whitest Boy Alive habían llegado a México. Erlend había llegado desde Noruega el 3 de marzo y llevaba varios días en la ciudad, mientras que Daniel y Marcin llegaron el 13 de marzo desde Alemania e Italia. Sebastian llegó el 16 desde Costa Rica donde había pasado el invierno, pero el día antes recibieron la noticia de que ambos festivales en los que iban a tocar estaban definitivamente cancelados. Lo único que no estaba cancelado eran los cuatro días para grabar nueva música en el estudio del Hotel El Ganzo en San José del Cabo, Baja California Sur.

La banda intentó ser positiva y sacarle provecho a la situación, pero perdieron las esperanzas cuando se enteraron que las restricciones del COVID en Baja California no les permitían entrar al estado a menos de que llevaran más de 14 días en el país. Se vieron forzados a separarse así que Erlend, Sebastian y su agente de booking, Jorge, viajaron a San José del Cabo mientras que Daniel y Marcin permanecieron en la CDMX. No tenían manera de regresar a casa tampoco ya que la mayoría de los vuelos estaban cancelados. Todo mal.

Al principio intentaron colaborar remotamente pero no funcionó, pues mucho de su proceso se basa en su dinámica en vivo. Finalmente, Maschat quiso grabar una canción que había escrito sobre el surf, «Wipeout.»

quarantine-at-el-ganzo-erlend-oye-sebastian-maschat

Con la ayuda de Paco, un ingeniero local, tocando el bajo, Jorge en batería, Erlend en guitarra eléctrica y Maschat cantando grabaron lo que se convertiría en la primera canción de Quarantine At El Ganzo.

«La gran sorpresa fue que Maschat había estado escribiendo canciones en secreto los 15 años que llevábamos como banda, así que tuvimos una colección muy amplia para elegir. También tenía varias canciones que no había grabado así que comenzamos la batalla de selección y empezamos a grabar.» cuenta Erlend Øye.

Como si se tratara de una película, uno de los dueños del hotel, Bear Kittay, se les unió en guitarra, y gracias a este involucramiento o tal vez solo como un acto de generosidad, el hotel les ofreció quedarse el tiempo que quisieran y usar el estudio.

Puedes escuchar lo mejor de este material en So Good 92.1.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.