Grupo Rivas

¿Sospechas que alguien te miente? Hasta sus pies lo delatan

mentira-main-696x340

Todos queremos saber si alguien nos está mintiendo tan pronto comienza a hablar de manera que podamos saber a qué atenernos desde el principio. Hay indicadores que son bastante evidentes, sobre todo si conocemos a la persona en cuestión, es decir, si sabemos cómo se comporta cuando está diciendo la verdad. Entonces sabremos cuando nos miente.

Pero también nos gustaría saber cuándo un desconocido nos miente y esto es ya un poco más complicado porque no tenemos referencias de base.

Sin embargo, los estudiosos de la conducta nos dicen que se puede hacer. Sólo hay que estar atentos a lo siguiente.

Es sabido que a los mentirosos les cuesta mucho mantener contacto visual cuando mienten pero lo contrario también es una señal. Si alguien te mira con intensidad mientas trata de convencerte de algo es probable que te esté mintiendo. Ahora, no confundas una mirada intensa con una mirada atenta. Hay una gran diferencia. Pon cuidado si el tipo te mira como si quisiera hipnotizarte.

¿Dónde miran cuando les preguntas algo? Si están mintiéndote probablemente mirarán hacia el lado de su mano dominante, hacia la derecha si son derechos. Según los que saben de estas cosas es porque están tratando de inventar apelando a su lado creativo.

Si se cubren las bocas después de decirte algo. Están tratando de cortar la comunicación o están ocultando el medio a través del cual están mintiendo. El motivo subconsciente es que si nadie puede ver la boca no pueden ver la mentira.

Extraños movimientos de cabeza. Por ejemplo, cuando afirman algo y al mismo tiempo dicen sutilmente que no con la cabeza. Cualquier movimiento extraño después de haber hecho un afirmación es señal de que algo no está bien.

Mira sus pies. No es broma, los mentirosos compulsivos tienden a apuntar sus pies hacia la salida más cercana, puerta, ventana o balcón. Quieren huir después de mentir o se preparan para correr si son descubiertos.

Si haces una pegunta y te responden hablando hasta por los codos sin decirte nada en realidad, es una prueba bastante sólida de que mienten y quieren que tú les creas saturándote de información. O tal vez lo que quieren es que olvides lo que preguntaste.

Cuando alguien dice la verdad es muy común que respondan rápidamente y no hagan pausas significativas. Lo mismo vale para las continuas pausas mientras echan el cuento. Por supuesto que hay preguntas que hacen pensar pero tú deberías tener una idea clara de cuáles son esas.

Finalmente, un interesante forma de averiguar si te mienten es repetir la misma pregunta varias veces cambiando la fraseología cada vez. Si recibes la misma respuesta, como cortada con molde, es probable que sea algo preparado de antemano y ensayado.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.